De sistemas Pull y Push

  • Autor de la entrada:
  • Categoría de la entrada:tips

En los métodos de trabajo que estamos acostumbrados a tratar, suele pasar que nuestro flujo de trabajo viene determinado por la cantidad de trabajo que viene dado por el volumen de servicios o productos que van entrando en nuestra organización y se van pasando al empleado conforme nos van llegando.

Habitualmente esto puede desencadenar en varias cosas, una de las cuales sería la de no “saber” en qué tarea incorporar toda nuestra carga de trabajo y diluir el desempeño entre varias tareas, con lo que al final se traduce en una dispersión y poco enfoque de nuestro tiempo, imposibilidad de “acabar” tareas y la sensación desagradable de no haber dado abasto y no haber avanzado en ningún frente.

Este sistema se llama PUSH. El trabajo se nos va acumulando y el número de tareas tiende al infinito.

En contraposición a este sistema aparecen los sistema PULL, en el cual es realmente el empleado de la organización quien arrastra las tareas una vez ha conseguido finalizar las que tiene pendientes.

Para mí el máximo exponente en cuanto a visibilizar el flujo de trabajo en un sistema PULL es Kanban, que además, utilizo con mucha más frecuencia que SCRUM, del cual también daré mi opinión. En un tablero Kanban se limita el número de trabajos simultáneos a realizar por un grupo de trabajo o equipo y además se visualiza el trabajo en un formato de “celdas vacías” que tenemos que ir rellenando, coincidentes con el número de tareas que faltan por completar hasta el trabajo limitado.

En Kanban hay una política que es la que debería quedar clara:

Es más importante acabar una tarea que empezar una nueva.

Método Kanban
Método Kanban

¿Ha sido útil esta entrada?

Puntúala

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Todavía no hay votos, sé el primero.

close

Regístrate para recibir contenido interesante en tu bandeja de entrada.

¡No hacemos spam! Lee nuestra política de privacidad para obtener más información.